domingo, 21 de agosto de 2016

COMER, REZAR, AMAR

Hago una parada técnica de Una Historia Cualquiera, porque la autora del blog, también necesita expresarse en esa primera persona, lejos de otras historias (ciertas o inventadas).
Hoy es/fue mi cumpleaños.
Ya muchos años (o pocos según la perspectiva).
Son incontables mis canas, comienzo a notar pequeños surcos cuando me río y unas pequeñas manchas en mis manos denotan varias cosas, primero que es cierto el proceso de oxidación de todo ser vivo, segundo que he vivido y doy gracias a mi Dios particular por ello.
Mi vida ha sido fácil o muy difícil en algunas ocasiones; con el pasar de los años he aprendido a saborear cada instante, vivir en Europa casi dos años y regresar al trópico en un país de contrastes, que a ratos se me antoja inimaginado, unas veces maravilloso, otras con la sensación de estar viviendo en una especie de postguerra, donde he aprendido a agradecer lo mucho o poco que tengo, a entender de verdad lo que significa vivir cada día como si fuera el último.
Anoche ya daban las doce y comenzaba el 21, justo comencé a cambiar de canales buscando una serie cómica para dormir y allí estaba Julia Roberts en una peli que por cosas del destino siempre había dejado para ver después.
Y si, me vino como anillo al dedo.
En España pequé de excesos: comida, lluvia, peleas y depresión.
Ahora aquí creo que como en la India, me tocará reencontrarme, volver a lo básico, con lecciones a cuestas, valorando lo que realmente vale la pena, sonriendo y dando gracias por el Sol que brilla, por el calor que acaricia mi rostro - y porque la ropa se seca en menos de un día -, por mi familia, por la calidez humana en medio de tanta miseria, por volverte a ver en la distancia.
Me falta amar...
No se si algún día lo consiga, mi estado civil no es equivalente a la felicidad.
Relación de pareja es una materia donde no logro aprobar (no se si lo logre algún día).
El año pasado entre mis deseos frente a la tarta, algunos se cumplieron, contra todo pronóstico y de la forma que no había imaginado... solo espero que el año entrante regrese a este lugar y pueda afirmar que los de éste se cumplieron también.
Tomo una foto de la peli, no, no se montar en bicicleta, pero si se caminar y tengo el camino trazado:



Y de soundtrack, música Indie, esa que tanto me acompañó durante las noches de invierno y tristeza en el norte...


lunes, 1 de agosto de 2016

Espíritu de la Navidad - 21 de diciembre

La Navidad, cuando se vive en un país del trópico se torna diferente, es distinto.
Sin embargo algarabía, felicidad y ese "botar la casa por la ventana" era típico en esa ciudad caótica. Todos los problemas se postergaban para enero, como si súbitamente desaparecieran; en un estado de embriaguez colectiva, lo importante era celebrar, la familia, los panas, las gaitas, la rumbita, el ponche crema, las hallacas, los regalitos, el estreno y por supuesto, el ritual del espíritu de la Navidad.
Catalina lo hacía desde que estudiaba en la universidad, cuando una de sus mejores amigas, invitara a un grupo de amigos en esa salita de dos por dos, con adornos navideños de cuatro por cuatro. Jamás había visto tanto periquito y floripondio rojo, verde, dorado y con escarcha, era un vómito visual, una estridencia a los sentidos, pero le encantaba.
Recordaba a la mamá de su amiga como perfecta anfitriona siguiendo, mas que el ritual de cualquier espíritu, el ritual de Carreño, era una "doña del Cafetal" en pleno centro de la ciudad.
Consistía es escribir una carta con 21 deseos, luego prender incienso de mandarina, velas de mandarina, desinfectante de mandarina y tufo de mandarina que perduraba en la pituitaria por lo menos hasta junio del año siguiente.
Por supuesto, como buen ritual había que bañarse con jaboncito cítrico amén de recitar de memoria todos los deseos a la medianoche.
Como digo, esos lujos se los pueden dar quienes viven en el trópico, porque hacer esas gracias de bañarse en la madrugada en pleno invierno, convertiría el ritual en pesadilla y colapsaría las emergencias hospitalarias de constipados y complicaciones pulmonares.
Pero no, no me desviaré de esta Historia Cualquiera.
Catalina sabía que en los deseos había que ser específico, nada de pedir un hombre por ejemplo, no, al Espíritu había que especificarle: un caballero con carro, apartamento, buena cuenta bancaria, profesional, buen físico, inteligente y por supuesto con firmes deseos de casarse y crear una familia. Eso al menos era lo que le decía Marilyn que escribiera. Si ya había alguien en la mira, bastaba repetir 21 veces el nombre del afortunado.
Ella no creía en cuentos de camino, no tenía idea por qué a pesar del tiempo, seguía haciendo el bendito ritual, quizás porque le recordaba esa buena época universitaria, siempre pedía salud, empleo, lo típico como en esas cartas que de niños escribimos con esa ilusión inocente a Papá Noél o San Nicolás o el Niño Jesús.
Hombres, no gracias. La última vez que incluyó esa petición apareció ese novio de tres años, donde al principio todo empezó con rosas y lamentablemente terminó con espinas.
El 21 de diciembre, Catalina se reunió con su grupo de amigos en el Centro Comercial y les entregó envueltos en papel de seda un muñequito japonés a cada uno.
No esperaba nada a cambio. Su sorpresa fue mayúscula cuando Fran le regaló una cadena, el dije era un sol con una luna engarzados "Sabía que nos traerías algo y no podías irte sin nada".
Los mejores regalos, son los que no se esperan.
Los mejores deseos, son los que no se piden.
Ese año, sin ella, saberlo el Espíritu tropical, le concedería lo que a propósito no había escrito.
Cuando llegó a su casa después de la reunión, notó un mensaje de texto en su celular.
Avix la invitaba a salir.

miércoles, 27 de julio de 2016

En la misma sintonía - 18 de diciembre

Un mensaje en su espacio, un comentario de alguien llamado Avix donde le preguntaba por qué la profundidad de su poesía y la banalidad de sus salidas nocturnas ¿Se ha recuperado tu corazón después de tanto altibajo?
Esa pregunta la tenía pensativa, por un instante pensó que se trataba de una broma de algún amigo, pero al hacer click en su perfil resulta que el hombre en cuestión tenía un espacio con escritos profundos, análisis y reseñas de películas; obviamente quedó atrapada por un par de horas y lo leyó completo.
Vivía en la misma ciudad, caótica, acontecida, maravillosa e infernal, al igual que Wilmer, era ingeniero, pero industrial, aunque no concebía que alguien dedicado a la ingeniería escribiera de forma tan amena pero a la vez tan intensa. ¿Será que las personas que se dedican a los números o a la ciencia tienen un paralelo perfecto con la expresión de sus sentimientos? Eso o no era ingeniero...
Le respondió que su corazón tambaleaba por momentos, pero que la vida ya le había planteado retos mas duros en otras oportunidades.
Fue instantáneo que tecleara la respuesta y surgiera la solicitud de amistad en su msn, Catalina aceptó ¿Qué podía perder? Si algo le estaba dejando esta aventura iniciada desde su ruptura en agosto de ese año es que estaba totalmente abierta a conocer, a sentir, a dejar de lado el miedo.
Ciertamente en algunos instantes el temor estaba tan lejos de sus sentidos que incluso se arriesgaba mas de la cuenta, pero, en este caso, aunque jamás conociera a semejante personaje, al menos tenía la seguridad que no perdería su tiempo.
Fue a la cocina, se preparó un café y ya la ventana de conversación estaba abierta:
- Tiene usted las piernas mas hermosas que he visto en mi vida.
Catalina hacía poco había subido unas fotos con toda su colección de zapatos, sin duda, en eso no escapaba de ser la típica mujer, un día de ocio, decidió retratar sus piernas con cuanto zapato tenía, la fotografía que mas le gustó fue una con sandalias negras, la colocó en blanco y negro y la utilizó en ese entonces como foto de perfil.
- Gracias Avix ¿Es tu nombre?, particular sin duda
- Si, mi padre es árabe, de hecho origina del hebreo, es un nombre poco común.
- Como tus escritos
- Honor que me haces, soy muy observador, por ello me gusta retratar con palabras lo que mis sentidos perciben
- Bueno yo como en mi vida soy tan racional, al menos laboralmente hablando, en mi espacio, desparramo mis emociones, como especie de terapia
- Vamos que nos utilizas a nosotros tus lectores como especie de psicólogos
- Si supieras que con esta aventura he aprendido del pensamiento masculino mas de lo que habría imaginado, incluso me he aventurado y he sentido cosas buenas y no tan buenas, eso ya lo sabrás si me has leído
- Si, eres intensa
- Si Avix es lo que concluyen todos
- Y tu ¿Qué concluyes? ¿Continua tu fe hacia los hombres o desistes del intento?
- Continua, no pierdo la esperanza de encontrar lo que busco
- ¿Qué buscas?
- Equilibrio, querer y que me quieran en la misma sintonía, es lo mas difícil, amar implica riesgo, aceptación
- ¿Vives para amar, o amas para vivir?
- No a ver, ninguna de las dos, vivo, me amo, si consigo con quien compartir, bien, sino pues aprendo en el intento, un amigo me dijo que la vida es ensayo y error, y mira, no le quito razón
- Bueno, otros filósofos de la vida afirman como máxima eso de Carpe Diem
- Si, algo de eso hay, después de tener muchos planes a futuro que se me fueron al traste, así ando Carpe Diem
- Bueno señorita, culminó su sesión por hoy
- Como, no eras ingeniero ¿Eres psicólogo?
- Para responderle a eso, necesitaríamos tomarnos un café, ahora debo marcharme, pero créeme esperaré que mas pronto que tarde aceptes mi invitación

Y así sin mas, se desconectó.
Enigmático, sin duda.