domingo, 29 de junio de 2008

Sin pretérito


El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él.
Proverbio chino

Ella tiene la piel del color de la tierra, cabello sedoso mar oscuro, cara de muñeca suiza y cuerpo de pantera dueña de sí y sus movimientos de andar felino.
Llegó a mi cuando menos la esperaba, había tomado demasiado esa noche.
Abro los ojos. Me mira, cuida celosamente que me mantenga en perfecto estado. Sus gestos son algo agresivos.
Descifro unos ojos llenos de mi reflejo, pues al traspasar sus pupilas, no tienen un fondo expresivo, sencillamente, ojos color avellana, que pertenecen a lo que debe ser mi cara.
Lo sé, no estoy totalmente consciente.
¿Cómo he llegado a la habitación de una ninfa de ensueños?
Su silencio me absorbe; no tolero la seguridad de esos ojos; desviaré la mirada, solo un poco; no reconozco el lugar, y por la oscuridad debe ser aún de noche. Mis extremidades, las siento poco, y el corazón rebota desacompasado, como queriendo escapar. Los pensamientos brotan incansables, pero soy incapaz de gesticular palabras. ¿Y si es un ángel? Una bella dama debe serlo y más aún por rescatar a un borracho como yo del bar de Blas.
Pero quien la viera, parece ser tímida, porque no me habla, pero si que puedo sentirla, sus manos son suaves, dedos finos, largos ¿Será la masajista que tantas veces ha prometido Marcos y que nunca termina de traer?
Exquisito el olor de jazmines, brota de su cuerpo, irreprimibles mis deseos. No estaré precisamente en mis cabales, pero siento que esta mujer es perfecta, debe ser una necesidad onírica.
Ahora es la prima de Genaro, esa tonta que me persigue siempre para jugar al futbolín, probablemente echó algo en la bebida y me ha traído a rastras hasta su habitación; que espere sentada, porque cuando salga de mi letargo, le diré que es una loca.
Por fin, está amaneciendo, sí mi hada hermosa, iré contigo a donde tu desees.
Me ha tomado de la mano ¿Será que saldremos de su casa a tomarnos un café?.
Pero si esta chica además de todo, vive al lado de un hermoso jardín, es que me mudo con ella hoy mismo si es posible.
¿Cuándo despertaré del sueño?
Que mesa más bonita, desayunaremos juntos, hasta me ha traido el periódico.
Los muchachos del bar han ido demasiado lejos con la broma.
Que aparezca mi nombre y apellido en los obituarios es absurdo ¿Cuánto habrán pagado por colocar algo tan macabro en el periódico?
Mi ninfa sonríe picaronamente.
Y por fin escucho su voz, es tan tierna, tan melodiosa, que no combina con las palabras pronunciadas.
- Lo mas difícil es hacer que un borracho embuido en una resaca de terquedad moral, asimile su nuevo estado. Dime, ¿Es qué tengo que llevarte al cementerio para que veas tu propio entierro? Yo no sé por qué alguien con la potestad que poseo, tenga que disfrazarse de “chica perfecta”.

Me reí en su cara, es la mejor actriz que he visto en mi vida.
Más y mejores historias en Cuentacuentos

No hay comentarios:

Publicar un comentario