sábado, 14 de junio de 2014

Perdón por llegar tarde...

No fue intencional, sabes como somos las mujeres, pero aquí estoy como siempre impuntual a la cita.
¿Café? no mejor un té, yo ya no puedo tomarlo problemas de colon; si mechas, las canas van ganando a mi tono marrón original.
Si, si, me dejaste en 48 y ya voy por 52 pero qué quieres que te diga, la maternidad ha reordenado el tono de mis caderas, pecho, estómago y no es lo mismo 14 que 34 ¿No te parece increíble que hayan pasado 20 años?
De vernos intermitentemente, de ese café, gracias y hasta luego, o mejor dicho hasta el próximo año.
Tu voz ya no la recuerdo.
Tu cara por fotos.
Pero tu esencia es inalterable.
Cada vez respeto más tu decisión aunque jamás la comprenda, pero ya me han explicado que no tengo el derecho a comprender, que cada ser humano es libre y eso poco a poco va calando en mi mente madura.
¿Qué decirte que no sepas? Si, el país está hecho un caos, tanto que pronto quedará también en mi recuerdo.
Bueno bueno, como siempre con prisas, aunque yo también ando apurada, pero era inevitable encontrarnos aunque fuera un momento.
Gracias por tu sonrisa y tus detalles, te quiero papá

2 comentarios: