martes, 25 de noviembre de 2014

Como ráfaga de viento

Invisible pero fuerte, con rabia y pasión, empujas a mansalva
dedos fríos, sonrisa hueca, caminar de hierro
las hojas del otoño caían en centrífuga y giraban a tu alrededor
Me miraste con ojos invisibles a través de tu portal
en ese momento quise transportarme a tu velocidad
para que me envolvieras en giros levitables
inventando una nueva fórmula mas allá de la distancia entre el tiempo
Tómame, llévame contigo, susúrrame a mordiscos que soy para ti
y luego, como no
devuélveme puntual a la hora convenida
que he quedado con unos amigos y mis bragas deben estar en su lugar


1 comentario: