domingo, 7 de diciembre de 2014

Si, quiero

Claro que quiere, no seas tonto, se muere lentamente al recordarte,
su lengua saborea el chocolate caliente rememorando esa cama hecha
y con cada sorbo anhela y suspira, evoca y reprime
de castigo se quema la lengua
Su cabello volverá a ser rojo,
porque es inevitable y costoso mantenerlo bajo visos negros
Sin embargo de nada le sirvió
Ni recordarte, ni resucitarte
Ni añorarte...
Ni tocarse en tu nombre, siempre en tu nombre
Arderá como buena bruja en la hoguera por mentirosa

Claro que quisiera, no seas tonto, estar toda la vida a tu lado: en las buenas y las malas
en la riqueza y la pobreza, en la salud y la enfermedad...
Pero como eso es ya casi una quimera o eufemismo retardado
en cinco días dirá: Si quiero, solo que sonreirá irónicamente para la foto
y a su lado no, no estarás precisamente tu

1 comentario: