domingo, 21 de agosto de 2016

COMER, REZAR, AMAR

Hago una parada técnica de Una Historia Cualquiera, porque la autora del blog, también necesita expresarse en esa primera persona, lejos de otras historias (ciertas o inventadas).
Hoy es/fue mi cumpleaños.
Ya muchos años (o pocos según la perspectiva).
Son incontables mis canas, comienzo a notar pequeños surcos cuando me río y unas pequeñas manchas en mis manos denotan varias cosas, primero que es cierto el proceso de oxidación de todo ser vivo, segundo que he vivido y doy gracias a mi Dios particular por ello.
Mi vida ha sido fácil o muy difícil en algunas ocasiones; con el pasar de los años he aprendido a saborear cada instante, vivir en Europa casi dos años y regresar al trópico en un país de contrastes, que a ratos se me antoja inimaginado, unas veces maravilloso, otras con la sensación de estar viviendo en una especie de postguerra, donde he aprendido a agradecer lo mucho o poco que tengo, a entender de verdad lo que significa vivir cada día como si fuera el último.
Anoche ya daban las doce y comenzaba el 21, justo comencé a cambiar de canales buscando una serie cómica para dormir y allí estaba Julia Roberts en una peli que por cosas del destino siempre había dejado para ver después.
Y si, me vino como anillo al dedo.
En España pequé de excesos: comida, lluvia, peleas y depresión.
Ahora aquí creo que como en la India, me tocará reencontrarme, volver a lo básico, con lecciones a cuestas, valorando lo que realmente vale la pena, sonriendo y dando gracias por el Sol que brilla, por el calor que acaricia mi rostro - y porque la ropa se seca en menos de un día -, por mi familia, por la calidez humana en medio de tanta miseria, por volverte a ver en la distancia.
Me falta amar...
No se si algún día lo consiga, mi estado civil no es equivalente a la felicidad.
Relación de pareja es una materia donde no logro aprobar (no se si lo logre algún día).
El año pasado entre mis deseos frente a la tarta, algunos se cumplieron, contra todo pronóstico y de la forma que no había imaginado... solo espero que el año entrante regrese a este lugar y pueda afirmar que los de éste se cumplieron también.
Tomo una foto de la peli, no, no se montar en bicicleta, pero si se caminar y tengo el camino trazado:



Y de soundtrack, música Indie, esa que tanto me acompañó durante las noches de invierno y tristeza en el norte...


lunes, 1 de agosto de 2016

Espíritu de la Navidad - 21 de diciembre

La Navidad, cuando se vive en un país del trópico se torna diferente, es distinto.
Sin embargo algarabía, felicidad y ese "botar la casa por la ventana" era típico en esa ciudad caótica. Todos los problemas se postergaban para enero, como si súbitamente desaparecieran; en un estado de embriaguez colectiva, lo importante era celebrar, la familia, los panas, las gaitas, la rumbita, el ponche crema, las hallacas, los regalitos, el estreno y por supuesto, el ritual del espíritu de la Navidad.
Catalina lo hacía desde que estudiaba en la universidad, cuando una de sus mejores amigas, invitara a un grupo de amigos en esa salita de dos por dos, con adornos navideños de cuatro por cuatro. Jamás había visto tanto periquito y floripondio rojo, verde, dorado y con escarcha, era un vómito visual, una estridencia a los sentidos, pero le encantaba.
Recordaba a la mamá de su amiga como perfecta anfitriona siguiendo, mas que el ritual de cualquier espíritu, el ritual de Carreño, era una "doña del Cafetal" en pleno centro de la ciudad.
Consistía es escribir una carta con 21 deseos, luego prender incienso de mandarina, velas de mandarina, desinfectante de mandarina y tufo de mandarina que perduraba en la pituitaria por lo menos hasta junio del año siguiente.
Por supuesto, como buen ritual había que bañarse con jaboncito cítrico amén de recitar de memoria todos los deseos a la medianoche.
Como digo, esos lujos se los pueden dar quienes viven en el trópico, porque hacer esas gracias de bañarse en la madrugada en pleno invierno, convertiría el ritual en pesadilla y colapsaría las emergencias hospitalarias de constipados y complicaciones pulmonares.
Pero no, no me desviaré de esta Historia Cualquiera.
Catalina sabía que en los deseos había que ser específico, nada de pedir un hombre por ejemplo, no, al Espíritu había que especificarle: un caballero con carro, apartamento, buena cuenta bancaria, profesional, buen físico, inteligente y por supuesto con firmes deseos de casarse y crear una familia. Eso al menos era lo que le decía Marilyn que escribiera. Si ya había alguien en la mira, bastaba repetir 21 veces el nombre del afortunado.
Ella no creía en cuentos de camino, no tenía idea por qué a pesar del tiempo, seguía haciendo el bendito ritual, quizás porque le recordaba esa buena época universitaria, siempre pedía salud, empleo, lo típico como en esas cartas que de niños escribimos con esa ilusión inocente a Papá Noél o San Nicolás o el Niño Jesús.
Hombres, no gracias. La última vez que incluyó esa petición apareció ese novio de tres años, donde al principio todo empezó con rosas y lamentablemente terminó con espinas.
El 21 de diciembre, Catalina se reunió con su grupo de amigos en el Centro Comercial y les entregó envueltos en papel de seda un muñequito japonés a cada uno.
No esperaba nada a cambio. Su sorpresa fue mayúscula cuando Fran le regaló una cadena, el dije era un sol con una luna engarzados "Sabía que nos traerías algo y no podías irte sin nada".
Los mejores regalos, son los que no se esperan.
Los mejores deseos, son los que no se piden.
Ese año, sin ella, saberlo el Espíritu tropical, le concedería lo que a propósito no había escrito.
Cuando llegó a su casa después de la reunión, notó un mensaje de texto en su celular.
Avix la invitaba a salir.

miércoles, 27 de julio de 2016

En la misma sintonía - 18 de diciembre

Un mensaje en su espacio, un comentario de alguien llamado Avix donde le preguntaba por qué la profundidad de su poesía y la banalidad de sus salidas nocturnas ¿Se ha recuperado tu corazón después de tanto altibajo?
Esa pregunta la tenía pensativa, por un instante pensó que se trataba de una broma de algún amigo, pero al hacer click en su perfil resulta que el hombre en cuestión tenía un espacio con escritos profundos, análisis y reseñas de películas; obviamente quedó atrapada por un par de horas y lo leyó completo.
Vivía en la misma ciudad, caótica, acontecida, maravillosa e infernal, al igual que Wilmer, era ingeniero, pero industrial, aunque no concebía que alguien dedicado a la ingeniería escribiera de forma tan amena pero a la vez tan intensa. ¿Será que las personas que se dedican a los números o a la ciencia tienen un paralelo perfecto con la expresión de sus sentimientos? Eso o no era ingeniero...
Le respondió que su corazón tambaleaba por momentos, pero que la vida ya le había planteado retos mas duros en otras oportunidades.
Fue instantáneo que tecleara la respuesta y surgiera la solicitud de amistad en su msn, Catalina aceptó ¿Qué podía perder? Si algo le estaba dejando esta aventura iniciada desde su ruptura en agosto de ese año es que estaba totalmente abierta a conocer, a sentir, a dejar de lado el miedo.
Ciertamente en algunos instantes el temor estaba tan lejos de sus sentidos que incluso se arriesgaba mas de la cuenta, pero, en este caso, aunque jamás conociera a semejante personaje, al menos tenía la seguridad que no perdería su tiempo.
Fue a la cocina, se preparó un café y ya la ventana de conversación estaba abierta:
- Tiene usted las piernas mas hermosas que he visto en mi vida.
Catalina hacía poco había subido unas fotos con toda su colección de zapatos, sin duda, en eso no escapaba de ser la típica mujer, un día de ocio, decidió retratar sus piernas con cuanto zapato tenía, la fotografía que mas le gustó fue una con sandalias negras, la colocó en blanco y negro y la utilizó en ese entonces como foto de perfil.
- Gracias Avix ¿Es tu nombre?, particular sin duda
- Si, mi padre es árabe, de hecho origina del hebreo, es un nombre poco común.
- Como tus escritos
- Honor que me haces, soy muy observador, por ello me gusta retratar con palabras lo que mis sentidos perciben
- Bueno yo como en mi vida soy tan racional, al menos laboralmente hablando, en mi espacio, desparramo mis emociones, como especie de terapia
- Vamos que nos utilizas a nosotros tus lectores como especie de psicólogos
- Si supieras que con esta aventura he aprendido del pensamiento masculino mas de lo que habría imaginado, incluso me he aventurado y he sentido cosas buenas y no tan buenas, eso ya lo sabrás si me has leído
- Si, eres intensa
- Si Avix es lo que concluyen todos
- Y tu ¿Qué concluyes? ¿Continua tu fe hacia los hombres o desistes del intento?
- Continua, no pierdo la esperanza de encontrar lo que busco
- ¿Qué buscas?
- Equilibrio, querer y que me quieran en la misma sintonía, es lo mas difícil, amar implica riesgo, aceptación
- ¿Vives para amar, o amas para vivir?
- No a ver, ninguna de las dos, vivo, me amo, si consigo con quien compartir, bien, sino pues aprendo en el intento, un amigo me dijo que la vida es ensayo y error, y mira, no le quito razón
- Bueno, otros filósofos de la vida afirman como máxima eso de Carpe Diem
- Si, algo de eso hay, después de tener muchos planes a futuro que se me fueron al traste, así ando Carpe Diem
- Bueno señorita, culminó su sesión por hoy
- Como, no eras ingeniero ¿Eres psicólogo?
- Para responderle a eso, necesitaríamos tomarnos un café, ahora debo marcharme, pero créeme esperaré que mas pronto que tarde aceptes mi invitación

Y así sin mas, se desconectó.
Enigmático, sin duda.


viernes, 22 de julio de 2016

Una relación que no fue - 17 de diciembre

Sábado en la mañana, Catalina desayunaba tranquilamente, el día anterior había sido movido, ese viernes pasaría a la historia por un intento de relación que no fue.
Estaban en el centro comercial tomándose unas cervezas los de siempre, además habían ido Angélica y Omar.
La noche pronosticaba que Fran y Angélica terminarían juntos, Cata se sentía extraña, siempre había sido la única mujer en ese grupo y algo le inquietaba de esa relación.
Angélica llevaba unos meses pendiente de Fran, de hecho una noche en Draft supuestamente casi se besan pero todo fue fallido.
Una cosa era leer las historias de Fran, a través del chat y otra ver los ojos ilusionados de Angélica frente a un Fran con el ego por las nubes, era un hombre que adoraba ser el centro de atención.
¿Por qué entonces Catalina se sentía así?
Para ella era el colmo que su pana y amigo de desventuras en ese momento dejara de serlo por una niña majadera ¿Egoísmo? ¿Celos? por encima, a inicios de diciembre, Catalina intentaba ser cupido entre ellos dos.
Sí, era una mujer extraña, se supone que cupido no debe interesarse por aquél a quien van dirigidas las flechas, pero, ni ella misma se entendía, quizás hablar casi todas las noches con "Planeta Sur" la confundía, quería verlo feliz pero no con otra.
¿Y con ella? No, ella no estaba para una relación con el primo de Daniel, con su confidente, con ese amigo de desventuras, inmaduro y enamoradizo que por encima tenía ínfulas de rockstar con su grupito Lucy7.
Por eso ni ella misma entendía la rabia que le quemaba por dentro cuando, desde la terraza de esa noche estrellada observaba como todos se pararon de la mesa para dejar a la "nueva parejita" a solas.
Omar le decía "Cata esta noche Fran sale con novia".
Ella misma había contribuido a eso, todavía recordaba la conversación de la semana anterior:
- Angélica yo creo que hay chispa entre ustedes, solo que Fran es demasiado tímido
- No vale, nada que ver, no ves que no me presta atención
- Mira el tiene una coraza, por eso te digo, que si no te demuestra que le gustas es porque es muy tímido y reservado
- Jajajaj, si seguro, pero sabes que entre él y yo no va a pasar nada, somos panas y listo ¿Tú crees que el hará algo?
- No lo sé, pero tu le gustas
- Ya va ¿El te dijo algo? O tu lo supones, las suposiciones no significan nada
- Bueno en parte es cierto, el directamente no me ha dicho nada
- Ahí tienes tu respuesta Cata
- Lo que si me ha comentado es que siempre que se quiere acercar a ti, tu te vas
- ¿Te dijo eso?
- Si, que siempre que va a buscar algo contigo, te vas, pero no se si quiere un juego o algo serio
- Buscar qué ¿Unos besos? y entonces ¿Por qué espera a última hora?
- Ahhh, tu ves, porque es tímido
- Bueno eso si se tiene que dar se dará, todo pasa por alguna razón...

Y allí estaban frente a frente hablando muy cerca, Catalina los miraba, observaba luego el cielo y se repetía la última frase de Angélica, si se tiene que dar, se dará.
Para su sorpresa, lo que se supone sería un beso, se convirtió en una silla tirada al suelo con agresividad, Fran levantándose de la mesa y Angélica llorando.

Jamás sabría que le había susurrado Angélica al oído, jamás entendió por qué lo que se supone sería, no fue.
Esa noche Catalina se alegró por la tristeza ajena. ¿Quién dijo que era una santa?

Sábado en la mañana, Catalina desayunaba tranquilamente, sí, la noche anterior terminó como había deseado... por encima, apareció Avix en su vida.

miércoles, 20 de julio de 2016

Coincidencias - 15 de diciembre

Transcurría diciembre, Catalina ya tenía listos los regalos para todos, se negaba a escuchar gaitas, le recordaban otras navidades, como si fueran de una vida tan lejana como ajena, o eso pretendía.
Mientras iba al café de siempre, se encontraba con los mismos personajes menos Daniel que supuestamente se había reconciliado con Karina, aunque sinceramente, su vida cada vez tomaba mas distancia.
Con quien hablaba casi todas las noches era con Fran.
Precisamente esas últimas semanas ella había notado un "algo" entre Fran y Angélica, la rubia de cabello ondulado que trabajaba en la Sex Shop del centro comercial donde ocurrían las tertulias, los planes, las historias no cumplidas.
¿Quién era ella para preguntar nada?
No, no era necesario, Planeta Sur, se encargaba de contarle sus historias, él le decía que era como un tren melancólico donde todos drenaban sus amores, soledades y despechos, obviamente, ella se sentía en ese grupo, el vivió en primer plano su debut y despedida con su primo Daniel, el era quién estaba de primero en la fila de su despecho que la hizo aterrizar en ese bendito café de sus tormentos.
Esa noche, le contó sobre Gabi.
Si Gabi, la niñita flaquita de 8 años que ella había conocido cuando estaba en quinto año de bachillerato. Si, esa Semana Santa cuando había hecho práctica la teoría de un beso con lengua.

- Hace dos años conocí a Gabi, sabes Gabi, la prima de Raquel ¿No?

- Si si, pero ella es una niñita, yo la conocí cuando tenía ocho añitos

- Bueno a ver, ese carnaval, por no tener nada que hacer, me fui con mis papás a Care, a la casa de Maru y ese atardecer me meto a la playa, salgo y me quedo como una tortuga tirado, al Sol que es de las cosas que mas me gustan y en eso llegan dos niñas, ya grandes, se sientan al lado mío, una era Raquel que si la conocía claro ella fue novia de tu hermano,  y la otra Gabi, que no la conocía de nada, Dios mío, era un bombón y se pone a hablar conmigo Raquel, que si no saludaba, yo que soy antipático y estaba justo en el semestre de las estrellas que es cuarto y era puro entrevistar y me pregunta que a quien había entrevistado y yo, claro a muchos políticos de la oposición y Raquel toda sorprendida, Gabi estaba como pendiente, y no le había parado mucho porque estaban a la altura de mi cabeza, pero nada, al día siguiente me tuve que marchar. pero venía Semana Santa

- Benditas Semanas Santas en esa casa de Care... claro y tú querías ir de nuevo a la playa

- Claro, total que mi papá me prestó el carro y nada llego a la playa y yo que pensé que no estaría y si, así que decidí caerle, o sea, quedarme a solas con ella. Gabi me decía que no había hombre que se sirviera y yo claro haciéndome el bueno, pero ella no me creía nada.
La última noche, salgo de primero y ella igual, nos quedamos en la playa hablando y jugandito con la arena, todo romántico pues, empezó a llover y para mi sorpresa ella se viene a la casa donde estábamos nosotros y me dice vamos a jugar a las cartas y yo ok, mi hermano y tu hermano allí

- Qué pesados

- Si, es que así fue, total que ellos se fueron a dormir y quedamos nosotros, y ella me dice no tengo sueño, me preguntó si yo si, y claro que no, ahí noté que era madura, yo me decía esta es la mujer de mi vida, llegando a Caracas me caso… total que hablando no se de qué, ella me empezó a hablar de su colegio, ¿Perdón? colegio, ahí me enteré tenía solo 15 años, era menor de edad, yo juraba que tenía mínimo 19, pero era una niña. Ella si sabía mi edad, pero yo no la de ella, te lo juro tenía cuerpo y mente de mas edad, mucha mas, se quedó, bueno nos quedamos esperando los besos, pero que va

- Fran ¿Por qué no la besaste?

- Es que era muy niña, bueno al día siguiente me dio el teléfono. me empecé a mensajear con ella, pero tu hermano y el mío, sabotearon todo intento de relación. Te lo juro ese es el tipo de mujer con quien me casaría, bellísima, alegre, niña pero muy mujer a la vez, demasiado distinta a Adriana.

Mientras Fran le escribía, su mente no estaba frente al computador, estaba en Care, Semana Santa de muchos años atrás. Recordaba a Raquelita, a su hermano, a Gabi, todos niñitos. 
Sábado santo y cuando ya la mayoría se había ido a dormir, quedaron Robert (el hijo mayor de Maru) y ella en esa salita. 
Se hizo la dormida, sintió de pronto unos labios que se posaban en los suyos, una lengua que entreabría su boca, unas manos que no sabían estarse quietas. Los papás de él se levantaron, Catalina corrió al cuarto donde estaba durmiendo. 
A la mañana siguiente miradas cómplices aunque distancia, ella era menor de edad, el tenía 24 y ciertamente se podía meter en un problema. Aunque volvieron a verse en Caracas, lo que pudo ser jamás se dio, Catalina nunca olvidó ese primer beso "en serio". 
¿Qué tendría esa casa en la playa?

lunes, 18 de julio de 2016

¿Cómo es de intenso el amor? - 14 de diciembre

No, no sabía que contestar, por primera vez su corazón abrigaba las señales que le mandaba el músico pero no quería complicarse, porque sentía cada vez que le hablaba, lo leía y escuchaba; sus sentidos se unían, menos su mente, que intentaba llevar el timón por una vez en esos locos meses.
Decidió hacerse la desentendida y dejó en blanco lo que se supone sería el correo de respuesta.
A veces, era mejor dejar pasar el tiempo, tal vez no era ese su momento, tal como se habían dicho, quizás para otra vida.
Sin entender por qué, pensaba en Germán, en ningún momento le había escrito algo intenso, simplemente la escuchaba a través de las líneas, jamás hubo un indicio que le gustara, estaba como su paño de lágrimas, sin embargo, inundaba su mente.
En medio de su caos, Catalina se sentía egoísta, nunca le había preguntado a su amigo virtual sobre sus (des)amores. Germán se sinceró y le dijo que sentía algo muy intenso por una mujer de ojos negros que había conocido en Carúpano.

- Cuando tenía 21 años conocí a una persona que AMÉ con el ALMA..... de hecho aun pensé hasta hace muy poco que la AMABA!!!

- ¿Si? muchos años Germán

- Te hablo de un AMOR de los buenos, de esos donde el tiempo nunca pasa y que la primera imagen de esa persona se conserva a pesar de los años marchitos!!! Fue ese amor que le dicen "a primera vista", de los que sé que existen y soy MUY fuertes!!

- Que lindo, te entiendo

- El punto es que NUNCA me atreví a decírselo cuando la conocí!!!! por mi TIMIDEZ

- ¿Qué? Te pasaste Germán

- La conocí en la playa una Semana santa, y esa noche me armé de valor porque un primo me obligó prácticamente...

- Y le dijiste...

- ...Me llevó a rastras hasta su rancho de playa con mi guitarra, jajaja

- Ok

- Estaba en una fogata y me acerqué con mi primo, yo estaba MUDO de los nervios

- Jajaja

- Esa mujer tiene los ojos más BELLOS que jamás he visto, son negros y profundos, me ruborizo cuando pienso en ellos, el punto es que en toda la fogata no dije nada y mi primo hablando por mí, y mientras más lo hacía menos hablaba y me moría de la pena

- Te entiendo

- Hasta que la madre la llamó porque era tarde.... y en ese momento se iba a meter y yo regresaba a Puerto Ordaz el día siguiente... fue cuando solo se me ocurrió hablar...mejor dicho.....cantar... cuando comencé a tocar la introducción de una canción se detuvo y me miró, como TEMBLÉ

- Germán, te flechó

- Que digo me flechó, me ATRAVESÓ con una lanza bueno, te cuento, le entregué una pajuela, con la que toque esa noche..... me fui y no la vi hasta después de 6 años...

- Qué? Seis años, con razón me dices que parece novela

- Cuando recién había terminado con mi antigua novia con la que pasé 5 años!!!

- Ella se fue a estudiar a San Juan de los Morros odontología

- Ok

- Nos conocimos en Carúpano, te aclaro eso!!

- Y que más pasó?

- En fin, la encontré casualmente en otra Semana santa en Carúpano.... y me pasó lo mismo que 6 años antes cuando la vi, la verdad fue el AMOR de mi vida y no lo supe cuando la conocí!!! Volví a hablar con ella, me armé de valor, sin ayuda de mi primo.....me acerqué a ella mientras caminaba en la playa... y me mirÓ con esos OJAZOS negros tan HERMOSOS!!

- Voy a suspirar, Germán

- Sentí que moría y hasta tartamudeaba, tan solo para decirle "hola"

- Qué tímido

- Hablamos de los 6 años, de nuestras vidas sin vernos....y ella me dijo que la acompañara hasta su casa, la acompañe y cuando llegamos saco su monedero y me entregó la pajuela con que le toqué aquella canción y una nota que le hice llagar con mi primo antes de irme... no sé como me contuve de pie en ese momento, le dije que volvería en la noche a su casa, fui y ha sido la noche más HERMOSA de mi vida hasta ahora... el primer beso que le di, 6 AÑOS para ese beso!!! Se fue a San Juan de los Morros porque tenía que seguir estudiando y yo me fui a San Juan detrás de ella, en la primera oportunidad que tuve me fui!!!

- O sea, que valiente, dejaste todo

- De ahí fuimos a Caracas, la pasé MUY BIEN con ella en San Juan, fui varias veces y ella vino a Puerto Ordaz otras tantas...

- Y ¿Qué pasó?

- Como los grandes amores de novela Cata!!! no terminamos juntos....

- Algo pasó… y ella decidió alejarse de mi... pase 7 meses con ella, los mejores de mi vida, en serio!!!
- Pero no te dio ninguna razón?

- Algún día te contaré cual fue la causa de nuestra separación ABSURDA

- Lo que te quiero decir ahora es que desde hace tres años cargaba un peso, evité verla durante todo este tiempo, porque sentía que si la veía me daba algo!!!

- Y este viaje a Carúpano la ví

- Si? Y qué pasó????

- Me atreví a verla!!!

- Dios que duro

- Fui derecho a su casa, ya estaba bueno de esconderme, porque eso hice, no quise verla para no sufrir.

-¿Sabes Cata?, cuando te conocí te mentí, porque una vez te dije que no había llegado el amor para mí... pero no fue a propósito, bueno, cuando la vi le dije "hola",  por lo visto se SORPRENDIÓ y pude sentarme a conversar con ella, y lo hicimos como buenos amigos, sin reproches de ninguna especie, pero...

- ¿Sentiste algo?

- ....Que BIEN me sentí cuando me di cuenta del CARIÑO que le tengo, que no la AMO como a la mujer de antes, la AMO como persona, porque nunca ha dejado de ser una EXCELENTE persona  y me llamó por teléfono el día que te escribí que tenía que contarte algo

- Claro, ya voy entendiendo

- Sabes de que me convencí? es MENTIRA de que el amor toca solo una vez a tu puerta, conocí a su novio y me di cuenta que lo AMA, diferente a como me amo a mí, pero lo ama.
- Es que el amor es distinto con cada persona

- Nunca se ama a una persona igual que amaste a otra, de eso estoy seguro, pero de que se vuelve a AMAR es verdad, por eso pensé en contarte esto a ti, por lo que has pasado, no es mi intención revivirte malos momentos, solo compartir esta FE que tengo contigo!! FE en que AMARÁS algún día y te AMARÁN de igual forma

- Bueno, tengo esperanzas

Siempre con sus buenas palabras y deseos, así era Germán para Catalina; al día siguiente Fran también le comentaría su amor de playa pero esta vez con alguien que si conocía...
¿No debía perder las esperanzas?

jueves, 14 de julio de 2016

Señales de humo - 13 de diciembre

La semana transcurría, Catalina no sabía si asistir a la fiesta de Navidad de su empresa, seria en la playa, pero, desde el deslave ocurrido en Vargas, playa y lluvia conjugaban miedo, zozobra, calamidad y desgracia.
Desde octubre llovía y mucho en el país, desde esas fechas llovía y mucho en su corazón, lo tenía húmedo de tanta lágrima, trataba de ponerle parches soleados de vez en cuando, saliendo por las noches, buscando nuevos amigos, tratando de divertirse, pero en el fondo no asimilaba que una ruptura de varios años debía pasar por el duelo necesario para curarse definitivamente, nadie puede estar preparado para una nueva relación cuando aún como dice Fito "llueve sobre mojado", se podía salpicar ella y salpicaba también a quienes se le acercaban inocentemente o no.
Luis fe su ex de la universidad, le dijo esa tarde para tomar un cafecito en la heladería 4D, les quedaba muy cerca a los dos.
Catalina lo vio cansado, ojeroso y con la camisa sin planchar, trabajaba en una empresa de cementos, donde subía como la espuma, su cuenta bancaria se engrosaba de la misma forma que disminuía sus horas de sueño, descuidaba a su esposa, marchitaba su vida. "Me preocupas Luisito" irremediablemente le tenía un cariño profundo que sería para siempre, el se reía pero no se le iluminaba la cara, le contaba cómo una alumna se le había insinuado, el pobre además de trabajar de ocho a mil en la oficina, daba clases en el mismo sitio donde habían estudiado. "Y lo peor es que no me gusta, pero se me insinúa de tal forma, soy hombre, está buenísima, no sale mal en los exámenes, me ha dicho que le da igual que esté casado"
Si, así estaba la juventud, las mujeres de este "País de las maravillas" en ese entonces y ahora, muchas sin escrúpulos, solo por demostrar que lograban todo lo que se proponían.
- Y entonces ¿Serás del grupo mayoritario?
- ¿Cuál Cata?
- El de los infieles
- Ahora mismo, tengo encima cinco cafés, mismas horas de sueño y en el matrimonio no tengo lo que realmente esperaba, no me hagas esa pregunta, porque es probable que la respuesta no sea lo que quieras escuchar... o sí. Ya te he dicho que tu serás mi segundo divorcio.
Catalina casi escupe el café de la risa, definitivamente Luis Felipe era un caso único. Se dieron un abrazo de "Feliz navidad" por adelantado, el pobre tenía tanto en su agenda que ya sabía de antemano, no lo vería hasta el año entrante.
Regresó con una sonrisa a su oficina, por las cosas que no cambiaban, por esas amistades que permanecían, no intactas pero si navegando entre lluvias copiosas y otras no tanto.
Para terminar el día de la mejor forma, un correo en su bandeja de entrada, distinto al recibido por el ingeniero, el músico se manifestaba.
" Señales de humo
Mi muñeca de grandes ojos marrones, estamos haciendo escala en Dominicana, la bachata que resuena en la habitación de mi hotel me ha hecho pensar en ti, no se por qué llegaste a mi mente... ¿Será que cuando regrese me tienes un muñequito japonés?
Por lo pronto, te dejo los versos de Juan Luis Guerra ¿Te gustó el tango?
Solo deseo que estas señales que te envío no se pierdan en el aire

Te mando la punta de un beso 
que roza la tarde 
y un código morse transmite 
el "te quiero" de un ángel 
y se pierde en el aire... 
Te mando la luz de mis ojos 
de un cuarto menguante 
y un sol embriagado la eclipsa 
y no puede excusarse 

Que voy a hacer 
inventar alfabeto en las nubes 
conjugarnos al amanecer 
y sentarme sobre tus pupilas 
y reír o llorar mi querer 
si no puedo encontrarte esta vez 


Es lo que  siento al pensarte, al pensarnos ¿Será? "

Catalina tenía las pulsaciones elevadas ¿Cómo podía haber un hombre así?


miércoles, 13 de julio de 2016

Te lo dije - 10 de diciembre

Después de la respuesta hecha correo al ingeniero Catalina estaba reflexiva -mas de lo habitual- y se preguntaba si realmente lo había "desechado".
Por encima ese mediodía en su oficina, Fran se conectó y obviamente Cata le hizo saber que había ganado la apuesta, realmente no habían apostado nada, pero era momento de escribirle "tenías razón", la punta de lanza fue la película, si por Wilmer fuera, habrían visto comiquitas en vez de terror.
- ES QUE CATA, NO ES CINÉFILO, ESO NO ES SER CINÉFILO, ESO ES UN SER QUE VE DE TODO, VE POR VER, POR ENTRETENIMIENTO, YO CREO QUE TU LO PUSISTE MUY ARRIBA, ME DIJISTE, "ES MUY CULTO"
- Me daría igual lo cinéfilo, solo que por encima me hacia sentir inferior, porque al menos con ustedes, puedo emitir mis opiniones y no me critican si me equivoco, se ríen
- ¿Y QUÉ PASABA CON ÉL?
- Me miraba extraño, despectivamente, pausas silenciosas y largas después de hablarle, me sentía insegura y hasta ahora pocos hombres me han hecho sentir así
- PERO ENTONCES SERÁ POR ALGO
- No no, a ver, en la vida, la única persona que me hizo sentir intelectualmente insegura, o sea con ganas de salir corriendo, era un cura que me dio en primer año de carrera Introducción al conocimiento científico.
- O SEA QUE POR ENCIMA TE HACÍA SENTIR INSEGURA EN ESOS MENESTERES
- Si, ni siquiera cosas de cultura general, me empezó a hablar de algoritmos, programación Linux,
- A VER, Y COMO DIABLOS SE SUPONE QUE TU VAS A SABER DE ESO
- No claro, pero es que yo no se mucho de historia por ejemplo, en cambio Daniel y tú si, y no me hacen sentir mal por eso, haciendo ver que cómo es posible que yo con "mi intelecto" no sepa de eso o no me llame la atención, ustedes me explican
- PERO CATA, INTELECTO, NO ES CULTURA NI INTELIGENCIA, NI LAS BUENAS NOTAS O EL ESTUDIO DAN LA INTELIGENCIA NI EL INTELECTO, A VER TU TODA LA VIDA HAS SIDO EXCELENTE ESTUDIANTE, CHAPONA, TE CLAVAS EN LOS LIBROS
- Si, si es que me gusta estudiar
- PERO QUE PASA, TE GRADÚAS CON MÉRITOS Y SABES MUCHO DE LO TUYO, PERO NO SABES NI DE HISTORIA, DE ARTE, DE MÚSICA O LIBROS, O AL MENOS NO EN EXCESO, DANIEL Y YO POR EJEMPLO FUIMOS MALOS, MALÍSIMOS ESTUDIANTES, QUIZÁS ALGUIEN QUE NO SEPA DE ESO, EN UNA EMPRESA, TE ESCOGEN A TI POR TUS NOTAS, YO SIENTO QUE EL INGENIERO Y TU SON TAL PARA CUAL, NO SE POR QUÉ TE MOLESTAS, CADA OVEJA CON SU PAREJA
- Honestamente no siento que seamos tal para cuál...

Dejaron de hablar por el chat, ya Catalina tenía suficiente, hablar o escribirle Fran sobre sus citas era sinónimo de terminar ofuscada, definitivamente y sin ella darse cuenta ya había pagado la apuesta.


martes, 12 de julio de 2016

Se fue - madrugada 9 de diciembre

Mientras Catalina dormía, un correo llegó a su bandeja de entrada.
En la mañana desayunó con un "Se fue" entre café con leche y algo de cereal:

"Así decidí bautizar este correo, con el nombre de una canción de Arjona que adjuntaré al final del mismo, sólo por si no la has oído. 
           
Un café en mi camisa, un recorrido por la oficina de tu jefe, un almuerzo y dos salidas en la noche, eso dejó el breve paso de tu tránsito por mi vida, por mi teléfono. La promesa de un postre navideño y mis ganas de mostrarte un atardecer en el Ávila, calentando nuestros cuerpos con un chocolate y quizá un abrazo. 
           
Tu forma de despedir nuestra salida al cine, marcó el comienzo de tu partida que, a la fecha, aún no consigo entender. Y no es que sea incapaz de comprender que cada cabeza es un mundo y que entre gustos y colores no se ha escrito mucho, no, lo que no entiendo es cómo, siendo como eres, tomas esa actitud de “desecharme” sin darme alguna razón, que calme mis dudas o me permita mejorar. 
He buscado en mis acciones o palabras el error que te llevó a decir que “nuestras formas de ser no van para nada en la misma dirección”. 
Me pregunto, ¿Eres tan inteligente como para saber cómo soy en dos salidas?
Que no sea tu tipo –físicamente hablando- puedo entenderlo, que me gusta la ensalada y a ti no, también, que no te gusta que me guste oler bien o quizá parezca un poco presumido … una razón, sólo eso reclamo algún pretexto de tu parte para hacerme entender por qué te fuiste de tan súbita manera y, aunque parezca tonto o extraño, para mi tiene importancia pues –como te dije una vez- yo soy de locus interno y siento que lo pasa en mi vida es causa de mis acciones, así, veo tu “partida” como el reflejo de algo que hice o debí haber hecho. 
           
Y quizá este correo ni siquiera sea leído, quizá espere una respuesta que nunca vendrá, sea lo que sea, me parece que mi trato para contigo no se corresponde con tu actitud que, honestamente, no combina con esa niña de intensos escritos. 
           
Por último, quiero que sepas que pude haber dejado esto así, pude haber ignorado tu manera de ignorarme anoche, de sentirte tan esquiva y distante pero no, no se trata de que quiera o no estar contigo, se trata la necesidad de un “por qué”. 

A continuación leía toda la letra de la canción de Arjona.

No sabía si terminar de desayunar o responderle de inmediato.
Por un instante, se sintió Daniel, le estaba haciendo a un hombre, que sí, que quizás no era para ella por su forma de ser, pero lo estaba juzgando y condenando sin derecho a réplica.
Y el ingeniero, igual que ella, le mandaba un correo, solo que él, no tenía perspectiva de futuro, solo quería saber cuál había sido su error quizás para no cometerlo con la próxima,
¿Y si era ella la que se equivocaba? con el ingeniero ya iban dos rechazos, dos hombres totalmente opuestos que distanciaba de su vida de una u otra forma.
Con el músico porque a pesar de tenerle cariño, no se veía capaz de responderle con la misma intensidad.
Con el ingeniero porque lo consideraba superficial y además en el campo profesional era competitiva, le sería imposible mantener una relación con alguien que la hacía sentir menos en ese aspecto.
Era eso o ¿Había una razón de fondo? 
¿No estaba preparada para otra relación?
¿Sentía algo por otra persona?

No eran ni las nueve de la mañana y Catalina con esas disertaciones, demasiado temprano o demasiado poco el café, para dar una respuesta acertada, al correo y a sus preguntas.

El correo lo tituló "Que tengas suertecita"

Ya que me preguntas un por qué, simplemente te diré que el otro lado de esta mujer con "escritos intensos" es la distancia que marco cuando encuentro un hombre como tú, con muy buen físico, con una excelente carrera, con un futuro profesional muy prometedor; te lo dije anoche, no eres tú, es que no estoy preparada para una relación o para repetir una cita tras otra de manera estéril, porque se de antemano que no llegaremos a buen puerto.
Honestamente no hiciste nada malo, simplemente fuiste tú, cuando "somos" corremos el riesgo de gustar o no gustar.
Así como me dedicaste una canción, te dedico yo otra, es de Enrique Bunbury, menos intenso que Arjona, pero mas directo y al grano.
Gracias por lo que pudo ser y no será

Que encuentres el buen camino, 
que sea el tuyo y no el mío y 
si es el mismo, enséñamelo. 
Que no hagas caso de aduladores, 
que no te fíes de los vencedores 
ganando competiciones, 
elecciones y popularidad. 
Que tengas suertecita, 
que tengas suertecita. 
Que no te falte capacidad 
para discernir el más acá 
del confuso más allá. 
que es realidad aparte. 
Que no pierdas más el tiempo, 
que ser el rico del cementerio 
no es buen invento y es peor epitafio. 
Que no hagas demasiado caso, 
la verdad es bien escaso 
y la mentira una bonita creación. 
Que no te falte esa canción 
que repare tu corazón 
en el momento peor 
que hayas conocido...


Así se despedía sin mas.
Notó que el correo era recibido, sin embargo y a pesar que lo vio un par de veces mas por la oficina, mas nunca supo del ingeniero.

sábado, 9 de julio de 2016

El exorcismo - 13 de diciembre

El fin de semana transcurrió tranquilo, habían elecciones en el país convulso, una de tantas, las que fueron y las que faltarían, antes que el "País de las Maravillas" se convirtiera en debacle.
Martes, había quedado con Wilmer, se encontrarían en el Sambil, Fran había apostado con ella, el pretendiente en cuestión le diría para ver Chicken Little, recién estrenada en la cartelera local, Catalina le refutó, imposible que un cinéfilo le propusiera ver una película infantil en horario nocturno.
Al encontrarse, lo primero que Wilmer le hizo notar era el color de sus uñas, Cata las tenía pintadas en ese momento de color vino tinto, luego, le preguntó por qué estaba en jeans, respiraciones profundas para no dejarlo abandonado.
Perdía la apuesta, no daba crédito que un hombre de su estampa, le propusiera ver comiquitas, por mas entretenida que fuera la película.
Estaban dando el Exorcismo de Emily Rose, Catalina le hizo saber que era eso lo que querían ver sus ojos, aún y cuando el nombre ya la espantaba, al recordar cómo a los cinco años sus ojos se enfrentaron con una película que definitivamente no debió ver: "El exorcista" de William Friedkin; una generación de infantes y adolescentes traumatizados por dos o tres generaciones con la crema y nata del terror.
Su inconsciente trajo a Linda Blair vomitando verde con la cabeza dándole vueltas, y sí tuvo la premonición que esa noche, a sus 26, no podría dormir.
Primero la cena, en efecto fueron al piso 5, restaurante italiano, pizza para dos, Cata pidió jugo natural y Wilmer, agua, imaginaba para exculpar el pecado hecho calorías.
Mientras cenaban, le preguntó que estudiaba su hermano, al contestar Derecho, le dijo que haría la cola para ser taxista de la capital. Catalina hacía lo mas sensato que podía en esos momentos: comer y callar.
- ¿Y TUS AMIGOS?, DIGO TENDRÁS VIDA SOCIAL
- Bueno uno está estudiando Comunicación Social, el otro tiene un video club delivery y otro acaba de irse de gira musical.
Los ojos del ingeniero quedaron en blanco, le preguntaba qué diablos hacía con personas que no estaban a su altura profesional, que él había aparecido para sacarla del foso social en el que se hallaba; mientras le comentaba esto, masticaba lentamente cada pedazo de pizza y por supuesto, alababa las tetas recién hechas de la camarera.
- ¿CATA POR QUÉ NO TE OPERAS?
Ella pensó y tu por qué no te callas, pero no, le dijo que prefería seguir natural, con su 34B le era suficiente. Qué empeño el de algunos en querer convertirla en un par de senos siliconados.
- CHICA ES QUE UN 38C TE UBICARÍA RÁPIDAMENTE EN EL MERCADO
Allí si no se contuvo
- No quiero ser oferta de ese tipo de demanda
Wilmer le sonrió y guiño el ojo
- CONMIGO CAMBIARÁS DE PARECER NENA
Catalina se sentía menos con él, durante el resto de la cena, comenzó a pavonearse de sus conocimientos sobre informática, de lo exitoso que era, lo que ganaba, en fin, parecía un currículum parlante, ella contaba los minutos, para que llegara el momento de ver la película, despedirse de ese patán y procurar no verlo mas nunca, ya vería cómo hacía con su jefe en la oficina.
Cuando entraban a ver la película, una oración mas
- NENA, SI TE DA MIEDO ME ABRAZAS, QUE ESTOY PARA TI
- Tranquilo, lo que sí por favor, quiero disfrutar la película, soy extraña y no hablo mucho.
- VERÁS COMO ME ABRAZAS
La película en efecto, no llegaba al terror de la original, tampoco era una copia, aunque el tema era similar obviamente, habían diferencias notorias, quizás Catalina ya no tenía cinco años y no la asombraban los efectos especiales, lo cierto es que deseaba irse a su casa lo mas pronto posible.
El ingeniero la notaba callada, distante, algo había hecho mal, no podía creer que su encanto irresistible no hiciera eco en la contadora del árabe.
- CATALINA, NO SE POR QUÉ PRESIENTO QUÉ ALGO NO MARCHA BIEN ENTRE LOS DOS, NO NOTO QUÍMICA
En ese momento, terminaba de entender el significado de la película argentina que había visto hacia poco
- Wilmer, no eres tú, soy yo, demasiado complicada y bohemia para un hombre de tu estatus profesional, no dudo que conseguirás a la vuelta de la esquina a la mujer adecuada... en el gimnasio, en los Ladies Night, no soy ese tipo de mujer que esperas, jamás lo seré.
- ¿SEGURA? ES TU ÚNICA OPORTUNIDAD...
Catalina se molestó con esa última frase, ya no lo podía ocultar.
Lo veía desilusionado, como si perdiera un juego, quizás sentía una derrota mental.
Sinceramente, le importaba muy poco, no era su problema, se despidió brevemente, tomó un taxi y se marchó a su casa.
Ensayo y error, así se había propuesto, así supuestamente era la vida.
No, no había sido un error este ensayo, le enseñaba qué tipos de hombres se encontraría en el camino.
Contrario a lo que suponía, esa noche durmió plácidamente.

viernes, 8 de julio de 2016

Una confesión que no llegó - 9 de diciembre

Viernes, ese mediodía Catalina almorzaba en su oficina mientras Germán a través del chat, la hacia reír con sus cuentos sobre ingeniería mecánica, ambos amaban el libro de Baldor, solo que Cata lo había conocido en el bachillerato y Germán al comenzar la universidad.
Le mandó una fotografía donde salía con sus compañeros de clases. Como aún pensaba que Germán y Fran eran la misma persona, se preguntaba de dónde sacaría las fotos. En ellas, su amigo virtual lucía muy guapo, con cara de buena gente y una barba de varios días.
Compartían sentimientos, era un hombre sumamente sensible, Catalina sentía paz y emoción cada vez que hablaba con él ¿Por qué? porque al creer que era Fran, sentía que jugaba al doctor Jekill y Mr. Hyde.
Fran la increpaba, al rato se conectaba Germán y la consolaba, siempre o casi siempre coincidían en horas de conexión y temas de conversación.
Catalina le decía que quería conocerlo, pero Germán siempre alegaba que estaba lejos, que debería ser ella la que se animara a viajar, entre risas, se despidieron ese mediodía.
Esa noche tenía planes con sus panas, pensó que en algún momento donde el alcohol hiciera efecto, Fran le confesaría que era Germán.
En la tarde Fran y Daniel no paraban de preguntarle sobre cómo había sido su salida con el ingeniero, se dice que las mujeres son chismosas, pero este par de dos, la verdad es que cotillas era poco, parecían dos señoras de pueblo viendo por el visillo indiscreto lo que pasaba a su alrededor. Para hacerlos felices, Catalina les escribía lo que obviamente querían leer "Un desastre".
A pesar de eso les dejó claro que saldría nuevamente con él "No se conoce a una persona por una noche de discoteca... si lo sabrán ustedes dos".
En esos instantes sentía por momentos que todo volvía a ser como en los primeros meses de esa amistad entre los tres, donde se contaban todo, donde compartían esas vidas alocadas y aún por definir.
Llegó la noche y se encontraron los de siempre en el Centro Comercial cercano a sus casas, un sifón de cervezas para seis, mucha sed contenida.
Catalina no era en especial amante de la cerveza, prefería como buena niña, los tragos dulces, por lo que, como se dice en los funerales los "acompañaba en el sentimiento" pero fue a comprarse un arrocito con lumpias en los chinos del Nivel Feria.
Disfrutaban una maravillosa noche estrellada con la cruz del Avila iluminándolos, se tomaban fotos, ellos fumaban, ella les brindaba arroz.
Entre risas, Fran la retó a comerse la lumpia, con celular en mano inmortalizó su boca, sus ojos grandes mirándolo, la picardía salió a relucir.
Sin duda se divertían. Daniel con ese "cuidao' y te atragantas muchacha", Fran diciéndole que esa foto iría a parar a los curas de la universidad donde Cata recién empezaba a dar clases.
Fue una noche divertida, como ese paraguas bienvenido ante una lluvia inclemente.
Fue lo que no volvió a ser.
Daniel ser marchaba al Llano con Karina.
Fran continuaría contándole sus desastres y amoríos.
Sin saber por qué Catalina deseaba que Fran le confesara que era Germán, pero, por mas alcohol, por mas que compartían, esa confesión nunca llegaba.

jueves, 7 de julio de 2016

Un mercado persa dentro de la discoteca - 8 de diciembre

Ese jueves Catalina tenía un compromiso nocturno, saldría con Wilmer el ingeniero. Pasó a tomarse un café en el lugar de siempre, se consiguió con Daniel quien, con su drama existencial y cara de pocos amigos, le preguntó el por qué de sus prisas, le explicó que esa noche saldría.
"¿Con quién?" pensó el por qué o a cuenta de qué tenía que explicarle, para no complicar el panorama, le dijo que era alguien que estaba trabajando con su jefe, un ingeniero vamos. "Apuntando alto tras salir con pobretones como nosotros, haces bien vale, aunque si no te resulta, estoy libre después del 24, recuérdalo". Siguió hablándole sobre su celular dañado, sobre sus problemas, en fin, lo de siempre.
Una mirada de reojo, dos sorbos de café y una despedida rápida, llegó a su casa, se bañó, vistió, maquilló y perfumó en media hora, cuando quería ser rápida lo era y si había algo que odiaba, era llegar tarde.
Como iba a bailar, se puso unas sandalias no muy altas, pantalones ajustados y una camisa con algunas transparencias.
Sí, se veía decente o al menos los silbidos propinados tras su andar agitado así se lo hicieron saber.
Tomó un taxi, llegó al San Ignacio, divisó a Wilmer en la entrada de Sei Bar, mirando a todas las mujeres que entraban en minifalda, era jueves de Ladies Night.
Mala señal, si había algo que Catalina no soportaba eran los hombres ventilador, esos que si pudieran girarían sus cabezas en cualquier ángulo posible e inimaginado.
- LLEGAS PUNTUAL NENA, ME ENCANTAS
Su perfume era intenso, gomina en el cabello, zapatos muy pulidos, camisa abierta, mostrando ligeramente sus pectorales, pantalones que se ceñían a sus torneados muslos, en efecto, físicamente estaba muy bien, lo que no le encajaba era su personalidad.
Un beso en la mejilla, la tomó de la mano y entraron, sonaba reguetón ¿Qué mas se podía pedir a un Ladies Night? Por supuesto las bebidas aguadas y con ron barato.
Como estaba sola, Catalina bebía con mucha cautela, lo cierto es que bailó hasta el cansancio, el sudor le recorría sensualmente la espalda, cosa que Wilmer aprovechó para acariciarla.
Se distanció y ante la cara de sorpresa, se excusó con una ida al baño.
En el baño había por lo menos quince chicas haciendo cola esperando para drenar tanto líquido ingerido, otras retocándose el maquillaje, muchas hablando de la reciente conquista y por lo menos la mitad, intercambiándose condones de distintos colores. Ojiplática ante el mercado persa que había montado en menos de dos metros cuadrados, con el olor rancio de la orina alcoholizada, salió aturdida lo mas pronto que pudo.
No se sorprendió al ver a Wilmer bailando con otra, mas bien se divertía verle la cara de sobrado al ritmo de "perrea, papi, perrea".
Con una gran sonrisa, llegó a su lado y bailando sola, esperó a que terminara la canción
- NENA, TARDABAS DEMASIADO Y AQUÍ HAY ESCASEZ DE HOMBRES, LO SABES
- Tranquilo hombre, no pasa nada, lo que si, es que ya me quiero marchar, mañana debo madrugar.
- PERO SI APENAS ES LA UNA
- Tranquilo, si quieres quédate, de verdad, no hay problema
- NO NO, POR FAVOR, SOY UN CABALLERO
- En fin, entonces ¿Nos vamos?
- NENA ¿TE MOLESTASTE? NO ME DIGAS QUE ERES CUAIMA
- Que va, como te digo, no eres tú, es que tengo que madrugar, si quieres no se, salimos otro día
- ¿QUIERES IR CONMIGO AL CINE EL MARTES QUE VIENE? SOY CINÉFILO

Catalina no hallaba como sacarse de encima a Wilmer, pero le entretenía ver qué película elegiría.
- Está bien Wilmer, vamos al cine
- Y LUEGO A CENAR, TENGO QUE COMPENSARTE
- Vale, pero no cenaré ensalada, aviso
- BUENO POR TI, HARÉ LA EXCEPCIÓN Y CENARÉ CARBOHIDRATOS, PARA QUE NO DIGAS QUE NO ERES IMPORTANTE
- Que honor!!!Ok, pizza, ¿Te parece?
Por lo que tardó en responder, debía estar calculando el tiempo que necesitaría en el gimnasio para desechar las calorías que ingeriría.
- ESTÁ BIEN NENA, PARA QUE NO DIGAS QUE NO TE COMPLAZCO
Lo peor, al salir del antro, un par de amigos de Wilmer, ya entonados, se cruzaron con ellos dos. "Es tu novia?" a lo que Wilmer respondió tomando la mano de Catalina "Falta una cena para eso" y le guiñó el ojo.
Catalina ciertamente, se divertía con la situación. Para bien o para mal se daba cuenta que sería imposible tener una relación duradera con cualquier hombre así.
Se despidieron brevemente, ansiosa por llegar a su casa, lo primero que hizo al llegar fue darse cuenta que Fran estaba conectado en el chat; como ella estaba en modo "No Conectado", no se dio cuenta. Primera vez que lo veía tan tarde conectado, pero ya había tenido bastante por esa noche para enfrascarse en una conversación somnolienta con él.

miércoles, 6 de julio de 2016

Enamorado - 7 de diciembre

Catalina había tenido un martes estupendo, ese día no había hablado con ninguno de los panas de fines de semana.
Les estaba preparando los regalitos que se intercambiarían el día del Espíritu de la Navidad.
El miércoles, estaba conectada en su chat escuchando música, cuando de pronto se conectó Fran, acababa de llegar de la universidad, Catalina estaba un poco mosqueada con él, sin embargo, esa noche sin saber por qué le escribió su historia con Adriana.
Según sus palabras Adriana era una muchacha que además de estar buenísima, con los ojos ámbar mas impresionantes, era su mejor amiga... antes que ocurriera todo.
La había conocido cuando aún estaban estudiando bachillerato, iba a un colegio italiano y uno de sus amigos del colegio lo invitó "A conquistar niñas", ya que estaba "empatado" con una de ellas.
Era novia de su amigo, pero ya desde el primer día se hicieron amigos.
Vivían relativamente cerca, por lo que para muchas rumbas él la pasaba buscando.
Terminaron el bachillerato, comenzaron la universidad y estudiaban la misma carrera en la Santa María, él la llevaba muchas mañanas en su carro, tenían tal punto de confianza que un día ella se cambió la franela allí mismo frente a él.
Adriana lo quería como amigo, pero él comenzó a sentir hacia ella algo mas.
Un día lo invitó a comer pizza a su casa, otro le echó los cuentos de supuestas sesiones espiritistas que hacía la vecina. Era su paño de lágrimas cuando terminó con su amigo.
Ella iba a todas las rumbas y toques de rock con ellos. Incluso se dio unos besos con Daniel cuando recién había llegado de España.
Hasta que conoció a quien se convertiría en su esposo.
Estudiaban en la universidad, en la misma sección, un portugués machista.
Fue una boda rápida, un embarazo rápido, un niño entre los dos.
Fran dejó de saber de la vida de Adriana durante un año aproximadamente, cuando un sábado llegó a tomar café con ellos.
Había abandonado la universidad, el esposo no la dejaba salir, amenazándola con que le quitaría el niño. Llegaba siempre tarde, incluso la llegó a lastimar físicamente, la amante no se hizo esperar.
Adriana se separó de él y volvió al grupo con mas fuerza que nunca. El niño se lo cuidaban sus papás y ella comenzó a salir nuevamente.
Con el corazón dolido se dispuso a recuperar el tiempo perdido.
Primero fue Juan Pedró, se acostó con él, en el hotel Aladdin.
Catalina eso lo sabía porque Fran ya se lo había contado.
- Y POR ENCIMA ME LO CONTABA TODO A MI, TODO, QUE SE HABÍA HECHO LÁSER EN SU ENTREPIERNA, QUE SE COMPRABA TAL COSA, QUE SE MOVÍA DE TAL MANERA. Y YO COMO UN PENDEJO ENAMORADO.
Catalina lo dejaba, solo le escribía sí, para que continuara su relato.
Llegó diciembre del año anterior y Fran estaba dispuesto a decirle lo que sentía, que quería tener algo con ella, hasta le parecía simpático el niño, Adriana ya se despedía de él con esos besos que quedan a mitad de mejilla y labio.
Y él, emocionado, su cuerpo sería suyo, después de tanto tiempo.
Esa Navidad, la pasaron juntos en el Club que ambos frecuentaban, el papá de Adriana incluso lo invitó a unos whiskys. ¿Qué mas podía esperar?
Nada, la menor oportunidad, para acostarse con ella.
Era su musa, su diosa, su amiga, el era su confidente, su escucha, su pana.... pero quería ser algo más.
Pasó una semana, casi terminaba el año cuando Ramón le comenta: chamo me acosté con Adriana, Juan Pedro tenía razón, qué mujer en la cama, lo hicimos un montón de veces, Dios que hembra.
Las palabras resonaban en su cabeza, no daba crédito a lo que escuchaba. Adriana se tenía que haber acostado con él, no con Ramón.
Todo se hacía pedazos, sus ilusiones, sería la primera vez que no pagaría por sexo.
Esa madrugada se encerró en su cuarto y se bebió todo el alcohol que había en su casa, se sentía el rey de los idiotas ¿Por qué no con él? Si habían salido prácticamente todos los días, si era su confidente. Resonaba la excusa de Ramón: Y yo que iba a saber que tu querías acostarte con ella.
Maldita mujer, maldita vida.
Un vecino imbécil, porque no se le podía llamar de otra forma, puso a todo volumen: "Buen Perdedor" de Franco de Vita.
Así sería él, un Buen Perdedor.
Fue la peor navidad para Fran.
Cuando amaneció, salió sin hacer ruido para no despertar a sus papás y se fue a la plaza, borracho hasta las metras, como estaba, se sentó al lado de los mendigos, como uno más, les preguntaba ¿De qué sirve la vida? De nada mijo de nada, míranos aquí.
Al verse reflejado en ese espejo, se levantó como pudo y llegó al tarantín de empanadas mas cercano: "Deme tres con bastante picante".
Picante para el alma y el estómago.
Vomitó su estómago y su cabeza. Lloró y cuando no quedó nada mas de sí, juró que no le volvería a pasar nada similar.
Un tatuaje, el de su brazo, surgió a partir de todo lo que había pasado.
Lo que no sabía es que ese septiembre Catalina llegaría nuevamente a su vida, esa mocosa que le caía mal de adolescente, esa que se acostó con su primo, esa que después le vino con una tristeza a cuestas mas grande que la suya.
Obviamente eso no se lo escribió, ni la misma Catalina, percibía las similitudes.
Esa noche Catalina compartió el dolor con Fran, esa noche estaban del mismo lado del camino, la vida era como era.
Adriana después de tanta jornada de piernas abiertas, como decía un cantante de "las suburbias" como ellos decían, volvió con su esposo.
Catalina sin perder ápice de la historia, enseguida buscó la letra de la canción.
¿Acaso alguien seria un Buen Perdedor por su causa?

martes, 5 de julio de 2016

Un helado y una sonrisa - 6 de diciembre

Catalina y "El músico" quedaron de verse el martes de esa semana.
La esperaba afuera de Auyama`s Café, lugar donde se conocieron y allí de pie, Cata corroboraba lo alto que era y lo frágil que se sentía a su lado.
- PARECES UNA MUÑEQUITA
- Jajaja pensaba algo parecido, o yo soy muy bajita o tu muy alto, o ambas cosas
- ERES UNA MUÑEQUITA DE OJOS MARRONES, QUE VA, CATA, LAS DOS COSAS, PERO ¿QUÉ IMPORTA CUÁNTO MIDAMOS?
Luis era de caminar pausado y a Catalina le faltaba poco para correr, así que atenuar el paso le vino bien para fijarse en muchos locales y cafés que quedaban de camino al CCCT, es increíble lo que su espacio visual se perdía a veces por andar siempre a paso apurado.
Al llegar, Catalina le dijo que bajaran para un mini tienda que vendía muñequitos japoneses
- MUCHACHA, ¿PERO A CUÁNTOS NIÑOS VAS A REGALAR ESTA NAVIDAD?
- No, Luis, estas miniaturas son para mis panas, con los que salgo los fines de semana.
- ES EN BROMA...
- No que va, quiero que cada uno tenga un detallito mío
- SIN DUDA, ERES UNA MUJER... DIFERENTE. Luis la miraba con cara alucinada, nunca había conocido una mujer que regalara miniaturas japonesas a sus amigos de parranda, pero bueno, cada quien invertía su dinero en lo que mejor le parecía, detallista y minuciosa eso sí, como ninguna.
- PERO MIRA CATA, NO PREPARARÁS VUDÚ CON LOS MUÑEQUITOS
- Jajaja, me haces reír vale, que va, como te digo, ellos han sido mis compañeros de batalla, con sus cosas buenas y malas y quiero darles algo en agradecimiento, regalarles chocolates, una peli, no sé, prefiero darles un muñeco que se les parezca.
- QUIERO MAS AMIGAS COMO TÚ, MIRA ¿Y A MI QUE ME VAS A REGALAR? CON UN BESO ME CONFORMO...
Catalina ya tenía sus cachetes en nivel Heidi de lo colorados que estaban, a veces era sencillo hacerla sonrojar.
Luis la tomó de la mano.
- SOLO DAME TU MANO, SENTIR LA TIBIEZA DE TU PIEL, ME ES SUFICIENTE.
TIENES UNAS MANOS TAN DELICADAS Y SUAVES, PODRÍA HACER MÚSICA CON TU CUERPO.
Catalina lo miró intensamente, y con delicadeza separó su mano.
- LO SÉ, NO QUIERES CONTACTO FÍSICO
- No Luis, es un derroche de sentimientos que no me puedo ni quiero permitir en este momento, transmites mucho solo con tocar mi mano, pero ya bastante complicación tengo en mi cabeza como para convertir en un error lo que podría ser sublime.
- NO HABLES ASÍ, QUE ME VOY A ENAMORAR Y TE LO DIGO EN SERIO, NUNCA ME HABÍAN DICHO NO DE UNA MANERA TAN ELEGANTE Y SUAVE. SE QUE NO TE GUSTA QUE ME REPITA, PERO CONCLUYO QUE ERES EXCELENTE AMANTE SIN DARTE UN BESO SIQUIERA.
- No sabes como te agradezco tus palabras.
Sin mas Catalina lo abrazó, como una niña que impulsivamente abraza a un compañerito de colegio, estaba tan necesitada de un abrazo de amigo, del contacto físico sin necesidad de llegar al sexo.
- Luis mereces la mejor de las suertes
- BUENO, INICIALMENTE CON TENER ALGO DE EXITO CON LA MÚSICA QUE PRODUZCO Y UNA MUJER COMO TU A MI LADO, ME ES SUFICIENTE.
- Lo primero estoy segura, lo segundo también, pero no seré yo. Para lo próxima vida.
Ni ella misma entendía por qué rechazaba a un hombre tan cálido, sería perfecto para curarle las heridas recién causadas en su autoestima, pero no quería equivocarse.
- ERES COMO UNA NIÑA PEQUEÑA, ¿QUIERES UN HELADO?
Afirmaba emocionada, en efecto, con él se sentía así.
Subieron a la feria y se comieron un helado en Arturo`s.
Fue el mejor Sundae de Banana Chips con sirope de chocolate que se había comido en mucho tiempo.
- BUENO PEQUEÑA, ME MARCHO UN PAR DE MESES, PERO CUANDO REGRESE, ESPERO VOLVER A VERTE, POR ALGO NOS CONOCIMOS, ESPERO QUE DE AQUÍ AL AÑO ENTRANTE, NO TE VEA COMPROMETIDA CON OTRO.
- No, no creo, puedes estar tranquilo.
- CONFIARÉ EN TI.
Se acercó a su oído: Te regalo una tonada, por favor búscala, se llama "Tristeza, separación" de Piazzolla.
Catalina buscó una agenda en su cartera, le pasó un bolígrafo:
- Anótame el nombre y el autor sino se me olvidará.
- SI SOLO UNO DE TUS VELLOS SE ERIZAN ESCUCHÁNDOLA, ES QUE TU Y YO NOS CRUZAREMOS EN ALGÚN MOMENTO, NO SE SI DENTRO DE UN PAR DE MESES, AÑOS, VIDAS, PERO ASÍ SERÁ.
Era un tango. Catalina solo había escuchado un par de tonadas de Gardel.
Su piel fue un intenso escalofrío esa noche
Sus ojos fueron lágrimas
Su corazón palpitante
Esa noche, fue intensidad
Bebió cada compás
Por las promesas al aire
Por su libertad
¿Regresaría el amor?


lunes, 4 de julio de 2016

Reproches - 05 de diciembre

Esa misma noche que hablaba con Germán, Fran le increpaba sobre los tratos hacia Daniel; era el colmo, después de lo que pasó, Catalina todavía tenía que aguantar una conversación donde por encima, la hacían sentir culpable

- LO QUE HICISTE EN TAL CASO, LO BUSCASTE TU MISMA, Y SI A VER VAMOS, TU TAMBIÉN LO UTILIZASTE A ÉL, O NO?, O TU NO QUISISTE TAMBIÉN, TU FUISTE OBLIGADA?
- No, no fui obligada, es cierto, pero jamás le diría de manera tan cruda, lo que él me dijo
- TE LO DIJO PORQUE TU LO TOMASTE A JUEGO, O ÉL PENSÓ ESO, O LO QUE YA TE HE DICHO, QUERÍA QUE DESPUÉS SE REPITIERA Y COMO NO PASÓ, SE MOLESTÓ Y TE SALIÓ CON ESO, QUE OBVIAMENTE NO LO VOY A DEFENDER, ES UNA BURRADA LO QUE TE DIJO, PERO ESO SE LLAMA RESPIRAR POR LA HERIDA, PORQUE QUIERE SEGUIR EL JUEGUITO COMO TU MISMA SE LO PLANTEASTE.
PERO A LO QUE VOY, ES QUE TENGO QUE SER ECUÁNIME, HAY QUE SER DE UNA SOLA MANERA, Y TÚ ERES UNA MUJER "PA`LANTE Y PA´TRAS" EN TODO, PORQUE NO SE, POR EJEMPLO TU PONÍAS A DANIEL POR ENCIMA MÍO, ¿AHORA QUIÉN ESTÁ?
- ¿Ahora? Tú
- AJA, Y SI AHORA TUVIERAS QUE DEFENDER A UNO DE LOS DOS ¿A QUIÉN?
- A los dos, solo que tu si has demostrado que eres mi amigo, y desde que pasó lo que pasó con él, no se si fue mi amigo para acostarse conmigo, cosa que quisimos los dos, o por ser mi amigo sinceramente
- PERO QUIZÁS TU, TAMBIÉN LO UTILIZASTE Y DE HECHO LO HICISTE Y DIJISTE ES QUE NO VA A PASAR DE AHÍ, ESO ES UTILIZAR, ENTONCES NO TE ESCUDES, EL NO TE UTILIZÓ. ¿QUE PASA CON LA ANTIGUA IMAGEN? LO QUE TE DECÍA YO DE ÉL, DANIEL ADEMÁS DE MI PRIMO, ES MI MEJOR AMIGO Y SE SUS DEFECTOS Y SUS VIRTUDES, PERO NO DIGO HOY, LO QUIERO QUE BUEN AMIGO ES Y MAÑANA LO INSULTO, YA NO SOY TAN AMIGO ¿POR QUÉ? PORQUE SOY DE UNA SOLA MANERA, Y SI TU QUERÍAS ACOSTARTE CON ÉL Y QUE NO CAMBIARA NADA, ERA IMPOSIBLE Y TÚ LO SABÍAS, PORQUE QUISISTE, NADIE TE OBLIGÓ NI TE UTILIZÓ.
CATALINA ¿POR QUÉ TE DIJO LO QUE TE DIJO? NO CREO QUE HAYA SIDO ASÍ DE LA NADA, HABRÁN DISCUTIDO EN EL HOTEL O ALGO

- Fran, yo no se como serás tu, pero nunca le digas eso a una mujer después de...

- SI ME HACE DAÑO, SOY CAPAZ DE DECÍRSELO PORQUE VENGATIVO SI SOY, Y LO PEOR ES QUE TU MISMA DECÍAS, NO PUEDO TENER NADA PORQUE LE HARÍA DAÑO Y QUÉ? LO TUVISTE IGUAL. ¿TU SABES LO MAL QUÉ PUEDE ESTAR EL? Y NO LO ESTOY DEFENDIENDO, ESTOY SIENDO LO MAS OBJETIVO QUE PUEDO, PARA QUE ENTIENDAS SUS PALABRAS, CUANDO SENTIMOS QUE NOS HICIERON DAÑO HABLAMOS ASÍ. DIME ALGO ¿QUÉ FUISTE PARA DANIEL? CON PERDÓN PERO PONIENDO LAS VERDADES PARA QUE SIENTAS LO QUE SENTIMOS LOS HOMBRES. EL QUIZÁS NO BUSCÓ NADA DE ESO, AL PRINCIPIO, SE DIO ASÍ, NOSOTROS NUNCA TOMAMOS EN CUENTA COMO DECENTES A CARAJAS QUE VAN RÁPIDO, Y ESO ES ASÍ, NO TE ESTOY INSULTANDO PORQUE SOY BIEN MENTE ABIERTA, PERO EL TE VIO COMO ALGO FÁCIL. ¿CÓMO TE DECÍA EL A TI, ANTES DE ACOSTARSE? QUE ERAS UNA MUJER ÚNICA, QUE CONTIGO HABÍAN ROTO EL MOLDE, PASÓ LO QUE PASÓ Y TODO SE VINO ABAJO, ¿ME EQUIVOCO?
- No, no te equivocas...

Catalina intentaba centrarse en esa conversación llena de reproches, la verdad, tenía que ser masoquista porque si tuviera dos dedos de frente, dejaría el tema hasta allí. Era complicado que su amigo, fuera también el mejor amigo de Daniel.
Le dolía que le escribiera desde su punto de vista sin sopesar lo que había pasado ese domingo.
Por encima concluía que era vengativo y que en efecto, el adjetivo calificativo de esa noche era prácticamente "regalada"
¿Realmente era su amigo?
¿Por qué la hacia sentir tan culpable?

domingo, 3 de julio de 2016

Similitudes - 05 de diciembre

Después de un día arduo en la oficina, Catalina llegó a su computador, lo cierto es que deseaba con ansias continuar con la conversación que había iniciado al mediodía con Germán o mejor dicho "Coco", éste le había dicho que era un "INFAME" pero nunca le explicaba por qué, siempre le daba las gracias por ayudarlo a salir de ese mundo a través de sus escritos. Le contó que su hermano había muerto en un accidente de tráfico unos años antes.
Esa noche Catalina publicó en su espacio un poema llamado Quisiera, quizás el mas sentido para ella hasta ese momento, realmente lo tenía en unos apuntes de cuaderno, lo había escrito iniciando la carrera cuando subía a la montaña para despejarse; viendo la ciudad desde las alturas, se inspiró y escribió unos versos sin rima.
- Llevo una hora leyendo algunas cosas detenidamente en tu espacio...
- Ok
- Pero lo primero que leí me llegó a un sentimiento que me duele
- Estás en los poemas ¿Verdad?
- Pues si, pero no me quito de la mente el primero que leí, el de "Quisiera"
- Pues sí, lo imaginé Germán, es que a ver, el murió de una forma atípica
- Entiendo, en verdad, y no te imaginas CUANTO!, lo siento MUCHO de verdad, hoy quiero darte las gracias por publicar estas cosas...
- Tranquilo, es algo que ya he superado, porque se que desde donde están las personas que queremos, ellos nos cuidan y saben que aún los recordamos
- Ojalá, las personas sepan VALORAR esto
- ¿Sabes qué pasa Catalina? es que me vine desarmado, dejé mi armadura en la casa y la verdad creo que estoy sensible, luego vengo a leer semejante escrito... y la verdad... es que tuve que aguantarme, pude sentir y recordar cosas que no quería
- Cónchale, entonces mejor no escribo
- NO, ahora estoy en paz, NOOO, está bien, es MUY de vez en cuando que algo me pone así
- Coco, eres una persona muy linda, se te nota que eres noble
- Quisiera ser la mitad de LINDA que eres, tu eres un SOL
- Verás, cuando escribo poesía, es porque mis sentimientos están al tope
- Y me querías hacer creer que no eras especial, jajaja, me quedé corto
- No vale, de hecho, pocas veces escribo poesía, no me considero buena para eso, las cosas no riman como las poesías que nos enseñaron en el colegio
- No hablo de que seas poeta, pero de que transmites con lo que escribes lo haces, al menos YO lo puedo sentir de esa forma
- Pues lo que escribo es sincero, eso no te quepa la menor duda
- Esta parte casi me mata, es sencilla, pero algunas personas, quienes hemos perdido a un ser querido, como yo a mi hermano, sabemos la complejidad que encierra "Me haces falta /y no es lo mismo sin ti/ ya nadie parece recordarte/pero yo sí lo hago/y cuando me pasa algo bueno/desearía que estuvieras a mi lado...". Cambiando el tema, estás escribiendo o algo?, no me refiero a lo que me escribes a mi.
- Ah si, estoy hablando con Planeta Sur, el primo del chico que me había tenido medio triste
- CANCELADO!!, olvídate de eso que te tenían medio triste, ok?
- Sí, te lo prometo!!!
- Bueno, voy a acostarme, debo levantarme temprano, te dejo para que hables mejor con Planeta, por cierto, por qué le dices así? JA JA
- No sé, el se hace llamar así, realmente se llama Fran
- Si?
- Sí, le tengo que preguntar por qué ese apodo, gracias por tus palabras, mi lindo INFAME, que de eso no tienes nada...

Germán se desconectaba del chat, Catalina se sentía tan en paz, tan arropada por una persona que ni siquiera conocía en persona, siempre la trataba con respeto y cariño, comprendía su sensibilidad, es como si hablaran a través de los sentimientos.
Justo cuando terminaba de hablar con Germán continuaba chateando con Fran; lo más extraño es que a la media hora, "Planeta Sur" le dejaba un comentario bastante agradable sobre ese mismo poema en su espacio, también le había llegado, lo había sentido...
¿Cómo no pensar que eran la misma persona?