lunes, 20 de junio de 2016

Al lado del camino - 19 de noviembre

Esa mañana, Fran invitaba a Catalina a ir al Parque del Este, había Feria del Libro, ella jamás había asistido y aunque andaba un poco desanimada, solo pensar en el ambiente cultural la animó.
Esa semana el cabello lo llevaba de color rojo, camiseta blanca, falda negra, bailarinas.
Se encontraron cerca del metro, en la ciudad de la furia, a veces era mejor usar el subterráneo para evitar las colas infernales, incluyendo los fines de semana.
Amó ese ambiente, se conjugaban dos de sus grandes pasiones, caminar por un parque y montones de editoriales con libros novedosos y otros no tanto, por encima un grupo de música ambiental daba la nota para sacarle su buen humor a flote.
Fran era excelente compañía en ese momento, hablaba hasta por los codos, le explicaba todo lo referente a libros que conocía y le decía cuáles eran mas recomendados, compró un libro de cuentos llamado "Amores Imperfectos", esa salida le hizo recobrar el gusto por la vida tranquila y bohemia.
Saliendo se tomaron un café y acordaron verse para salir en la noche, afortunadamente durante toda la salida tuvo el tacto de no mencionarle a su primo.
Esa noche la rumba estuvo tranquila, Catalina retomó su gusto por la Coca-Cola sin alcohol, con limón y poco hielo. Bailó como nunca, la noche estaba estrellada, sentía  torbellinos y una especie de marea que subía y bajaba. 
Muchas cosas flotaban en su pensamiento, esa noche Fran le preguntaba que quién era ella.
Pregunta difícil de responder, a veces, era una mujer extraña, que miraba el mundo con ambos lados del cerebro, con una parte de niña y gran parte de mujer. Adoraba la lectura, las artes, la naturaleza, luchaba por sus ideales, revolucionaba y había roto paradigmas.
Con lo vivido, había cambiado o crecido como persona últimamente.
Andaba al lado del camino como la canción de Fito. 
Un camino que quería transitar...


No hay comentarios:

Publicar un comentario