sábado, 25 de junio de 2016

Fórmula Uno - 25 de noviembre

Jamás había ido a un Bingo, ese mundo paralelo de luces estridentes y música salida de máquinas capaces de enloquecer a cualquiera.
Quien ha visitado ese universo paralelo de juerga y derroche sabrá que allí las horas transcurren distinto, da igual que fuera de día o de noche, allí imperan los sentidos en otra dimensión.
Regalaban tequeños y whisky destemplado, así que ante tal ambiente, decidieron jugar en el bingo; en una de las mesas Fran y Catalina, en otra el hermano de Cata, Daniel y Jorge.
Perdieron, como era de esperarse, el Bingo lo cantaba una octogenaria de boca roja y maquillaje espeso que se notaba a leguas tenía experiencia en la materia.
Entre risas, Daniel quiso jugar a la ruleta, Catalina lo veía de reojo, deseaba con todas sus fuerzas que perdiera, cuando salió el número que lo hacía acreedor de nada, no puedo evitar reírse en su cara. Estaba achispada por esa bebida insalubre.
- Como que hoy no es tu día
- QUE PERVERSA
- Siempre, aprendo rápido de un maestro como tú

Esa noche tenía la lengua afilada. Daniel bajó la mirada y prefirió estarse quieto, no quería un espectáculo, solo añadió una frase que hizo que Catalina lo desechara para siempre como futuro compañero
- ¿Y AHORA QUE? ¿DE CONCORDE A FORMULA UNO? ANDO LIBRE ESTE FIN DE SEMANA
- Un auto de carreras funciona a la perfección solo para aquel que sabe andarse en la pista de carreras, a ti todavía te queda mucho camino de tierra

Le comentó a Fran que quería salir de allí, las luces, la música de las máquinas se habían convertido en un pitido ensordecedor a la par de insoportable, todo le daba vueltas. Quería aire puro.
Salieron en la madrugada, Catalina llenó sus pulmones de todo el aire nocturno que pudo atrapar en ese momento.
Sí, se sentía como un Fórmula Uno, pero no quería en esos momentos un piloto que solo la hacía pensar en estrellarse.
Al llegar a su casa, se quitó el maquillaje, se bajó de los quince centímetros de tacones y quedaba ella, una simple mortal.
Durmió como hacia tiempo no lo hacía, tanto que se levantó a eso de las once de la mañana del sábado. Esa noche no tenía planes de salir.
Mientras tomaba un desayuno tardío encontró una bonita sorpresa en su correo, una nota llegaba enlazada desde su espacio:
" No sabía que este jueves conocería a una chica famosa, si hubiera sabido lo popular que eres en Internet, te habría pedido un autógrafo, un placer ojos marrones, te dejo mi dirección de correo electrónico, soy Luis, el músico".
Una sonrisa se dibujó en su rostro, se sentía relajada, como si se quitara un enorme peso de encima.
Le escribió un correo de respuesta:
"No, no soy famosa, ni mucho menos, simplemente he vivido muchas cosas distintas en poco tiempo, antes creo que había sido una muerta en vida, porque en pocos meses me ha pasado tanto, lo que no había vivido en diez años por lo menos. Y por supuesto, todo eso hace que escriba, lo que vivo, lo que mis sentidos perciben, mis altibajos hormonales, soy compleja, pero si eso no te asusta, doy gracias por haber ido este jueves a tomarme ese Frapuchino, a veces me pregunto, si eso que decía Einstein es cierto o no, ¿Dios no juega a los dados? la física siempre me ha parecido compleja por no escribir complicada. Soy zurda y no se por qué te escribo esto, simplemente estoy dejando que mis dedos tecleen sin pensar mucho.
¿Puedo pedirte algo amigo del azar? ¿Cómo describirías un carro Fórmula Uno?"

Así culminaba su correo, lo envió sin pensarlo, sin releerlo.
Realmente Fórmula Uno, era un juego de palabras que se había originado gracias al entramado con Daniel que culminó con mal sexo y una amistad que pudo ser y no fue.

Al par de horas, Luis contestaba a su pregunta: "Es un auto bajito, liviano, con un motor de alta potencia, pero limitado a las pistas de carrera, si lo humanizo, te diría que es un auto con alta tecnología aplicada para divertir, por lo tanto sub utilizada, pero con un gran potencial si se aplicara a situaciones mas funcionales, que evoluciona con rapidez; se mantienen en constante re ingeniería buscando optimizar su funcionamiento, pero limitados a las pistas, es los que veo mi linda de grandes ojos marrones. Tu si haces preguntas extrañas, ¿Cuándo te volveré a ver? Este jueves tocaré nuevamente en Auyama`s te espero allí. Particularmente creo que algún día se probará que Dios si juega a los dados".

Nadie habría descrito mejor, ni el mismo Daniel, lo que representaba Catalina, cuando, un mes antes la había denominado Fórmula Uno.
Luis sin entender, ni pretender hacerlo, se limitó a contestar la pregunta de una mujer mas que enigmática. Pocas había conocido como ella, pocas también habrían pasado por su vida de forma mas efímera que la velocidad de la luz.


2 comentarios:

  1. Si. A mi tampoco me gusta ir a los bingos porque se que voy a perder. Si esos juegos serian tan buenos la gente que va seria cada vez mas adinerada. Prefiero gastarme ese dinero en un trago de cerveza, alguna ropa que me guste, una salida al teatro, etc. Y por otra parte la vida es una loteria. A cada uno nos toco nacer en tal determinado sitio. En tal dia y año. Luego nos iremos de aqui quien sabe tambien como y cuando. Con un camino recorrido. Que segun el caso puede ser mas corto o mas largo, mas triste o alegre, con mejor o peor techo, abrigo o comida que otros, etc. Quien sabe por que nos instalo aqui, si nuestro camino ya no esta marcado de antemano, o el dia que debamos partir. A lo mejor es como decis. El de arriba se pudo a jugar a los dados. Y a cada uno nos toco tal vida por azar jja. Solo el Destino lo sabra. Y falta algo. Por que a nosotros nos toco nacer como humanos, a los arboles como arboles, a los peces como peces, etc. O que nos ocurrira despues de partir. Son cosas que todavia estan pendientes jja. Te mando un abarzo

    ResponderEliminar
  2. Así es, quedan muchos puntos pendientes en la vida, muchas cosas por aclarar, saludos!!!

    ResponderEliminar