domingo, 21 de agosto de 2016

COMER, REZAR, AMAR

Hago una parada técnica de Una Historia Cualquiera, porque la autora del blog, también necesita expresarse en esa primera persona, lejos de otras historias (ciertas o inventadas).
Hoy es/fue mi cumpleaños.
Ya muchos años (o pocos según la perspectiva).
Son incontables mis canas, comienzo a notar pequeños surcos cuando me río y unas pequeñas manchas en mis manos denotan varias cosas, primero que es cierto el proceso de oxidación de todo ser vivo, segundo que he vivido y doy gracias a mi Dios particular por ello.
Mi vida ha sido fácil o muy difícil en algunas ocasiones; con el pasar de los años he aprendido a saborear cada instante, vivir en Europa casi dos años y regresar al trópico en un país de contrastes, que a ratos se me antoja inimaginado, unas veces maravilloso, otras con la sensación de estar viviendo en una especie de postguerra, donde he aprendido a agradecer lo mucho o poco que tengo, a entender de verdad lo que significa vivir cada día como si fuera el último.
Anoche ya daban las doce y comenzaba el 21, justo comencé a cambiar de canales buscando una serie cómica para dormir y allí estaba Julia Roberts en una peli que por cosas del destino siempre había dejado para ver después.
Y si, me vino como anillo al dedo.
En España pequé de excesos: comida, lluvia, peleas y depresión.
Ahora aquí creo que como en la India, me tocará reencontrarme, volver a lo básico, con lecciones a cuestas, valorando lo que realmente vale la pena, sonriendo y dando gracias por el Sol que brilla, por el calor que acaricia mi rostro - y porque la ropa se seca en menos de un día -, por mi familia, por la calidez humana en medio de tanta miseria, por volverte a ver en la distancia.
Me falta amar...
No se si algún día lo consiga, mi estado civil no es equivalente a la felicidad.
Relación de pareja es una materia donde no logro aprobar (no se si lo logre algún día).
El año pasado entre mis deseos frente a la tarta, algunos se cumplieron, contra todo pronóstico y de la forma que no había imaginado... solo espero que el año entrante regrese a este lugar y pueda afirmar que los de éste se cumplieron también.
Tomo una foto de la peli, no, no se montar en bicicleta, pero si se caminar y tengo el camino trazado:



Y de soundtrack, música Indie, esa que tanto me acompañó durante las noches de invierno y tristeza en el norte...


3 comentarios:

  1. Buena reflexión, tengo pendiente el libro con ese título en imperativo :)

    ResponderEliminar
  2. Vuelve,querida... alimenta nuestras mentes y pasiones con tus textos y anhelos. Regresa a nuestras mentes con la fuerza de tu narrativa incierta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente, estoy tan sumida en mi otro lado del cerebro, entre números y más números, que por ahora, hasta yo misma me extraño, me siento ajena, me hago falta...
      Pronto y con más fuerza que nunca

      Eliminar